Cargando...

Sugeridos:

El negocio de los influencers está lejos de terminar: así es el nuevo mercado de las redes sociales

Esta nueva arista del mercado publicitario actualmente se conoce como "Marketing de influencia" y está comprobado por estudios del área que si funciona. Un estudio reciente de redes sociales concluy...

Esta nueva arista del mercado publicitario actualmente se conoce como "Marketing de influencia" y está comprobado por estudios del área que si funciona. Un estudio reciente de redes sociales concluye que "el 85% de los internautas sigue a influencers en las redes sociales. El 52% afirma en que influyen en su decisión de compra".

 

El negocio de los influencers está lejos de terminar: así es el nuevo mercado de las redes sociales


A diferencia de otros negocios que pasan de moda y dejan de ser rentables en algún momento, parece que el mercado de los influencers ha sabido mantenerse a flote con los años. Los primeros en generar ingresos con el negocio de las redes sociales fueron los creadores de contenido en YouTube, sin embargo, el mercado ha ido mutando con el tiempo y las nuevas opciones.

La aparición de nuevas plataformas como TikTok, Twitch, entre otras, han revolucionado el negocio de quienes, creando contenido por su cuenta, logran generar ingresos que les permiten vivir de ello. Y no solo eso, puesto que grandes y pequeñas marcas también han aprovechado a estas figuras influenciadoras con ingeniosas estrategias de marketing.

Adicionalmente, pareciera que las plataformas facilitan cada vez más la monetización para creadores de contenidos. En el pasado, la mayoría de las figuras del internet se veían presionadas a buscar orientación, dejando su monetización en manos de agencias publicitarias u otros organismos para gestionar este empleo digital.

Ahora, la mayoría de estas aplicaciones monetizables tienen su propio apartado para creadores. Instagram por ejemplo, cuenta con la opción para crear perfiles de creadores (ya sean artistas, comunicadores, etc) o de empresas. Además, entrega estadísticas de crecimiento, visualizaciones, etc, permitiendo así la autogestión de sus usuarios.

En TikTok la situación es bastante similar, puesto que desde 2020 cuenta con la posibilidad de ingresar al ‘Fondo de Creadores’. Se trata de una opción que permite a los usuarios monetizar sus videos siempre y cuando cumplan los requisitos exigidos por la app. En este caso son tener 100 mil seguidores, ser mayor de edad y lograr cierto flujo de visitas en los últimos 3 videos publicados.

En Twitch, el proceso de monetización es un poco más lento, pero a la vez dinámico e interactivo, puesto que la plataforma fija metas de cumplimiento y rendimiento para los usuarios hasta que finalmente les permite monetizar sus directos. Por ejemplo, hacer 2 directos en la semana, juntar 100 seguidores, etc.

Las ventajas de la autogestión


Las actualizaciones relacionadas con la monetización de contenidos entregan una mayor flexibilidad y seguridad a los influencers, que ya se convirtieron en un mercado. Años atrás, cuando el auge aún estaba en YouTube, hubo algunos casos de creadores que debieron migrar de canales o plataformas por trabajar con agencias y no autogestionándose.

Así fue el caso de la youtuber Fa Orozco, oriunda México, quien publica contenido sobre libros y la comunidad literaria. La joven ‘booktuber’ contó en 2019 que tuvo que crear un nuevo canal en YouTube porque la empresa que la representaba “desapareció” y quedó sin derechos monetarios en su canal original.

Orozco publicaba videos regularmente en Las Palabras de Fa, desde 2012 y producto de esto perdió todas las visitas y suscriptores que logró allí. “Yo pertenecía a una Network que ya no existe y a mí me pagaban la monetización de los videos por medio de ellos”, relata.

En su testimonio, cuenta que aproximadamente desde 2014 no había estado recibiendo el dinero de los videos monetizados y que cuando la empresa se disolvió le resultó sumamente difícil comunicarse con ellos. Finalmente, no hubo una respuesta clara, pero si estaba segura de que alguien estaba recibiendo esa paga.

El problema principal de hacer videos en Las Palabras de Fa es el yo saber que ese peso le estaba llegando a alguien más y eso me quitaba toda la motivación. Porque aunque sea un peso, es mi peso”, señaló. “Mientras la compañía funcionaba yo estuve muy bien y había gente superchida, el problema fue después”, agregó.

La joven, aficionada a la lectura, admitió que por años estuvo publicando contenido sin recibir los ingresos correspondientes. “Decidí cambiarme para poder tener el control, para no sentir que alguien más está recibiendo cosas que no le corresponden a ellos”, aseguró.

Fa Orozco, no fue la única que pasó por esta situación, fueron varios los creadores de la época que en algún momento se vieron afectados por estas Networks, debieron buscar nuevas redes, migrar de canal y comenzar a gestionar las monetizaciones por su cuenta.

Las ganancias de los influencers no están solo en la monetización


Si bien, la creación de contenidos en Internet es un negocio rentable para muchos que hoy viven de él, son varias las polémicas que han surgido por cuánto ganan con la publicidad. En 2020 el Servicio de Impuestos Internos (SII) dio a conocer los resultados de un análisis de nuevas tendencias de la economía digital.

El organismo analizó en particular la red social Instagram en Chile. El estudio comprobó que, cuando se trata de métodos publicitarios “hay quienes trabajan con agencia, contador y facturan todo. Otros emiten boletas por prestación de servicios, declarando todo como ingresos independientes”.

Entre los influencers más seguidos del país, destacan Alexis Sánchez con 14,1 millones de seguidores, Pamela Díaz con 2,6 millones y Raquel Calderón con 1,8. El SII además dio cuenta de que “los influencers más relevantes cumplen con sus obligaciones tributarias, aunque en otros segmentos existe en general un desconocimiento de las normas”.

 

Según detalla el portal Tributario Laboral “hay 4 tipos de influencers que, a la fecha, son regulados por el SII:. Los instagramers, youtubers, streammers y gamers”. Los valores por publicidad en influencers con flujos masivos de seguidores fueron definidos por el organismo tributario según la cantidad de seguidores y el formato del contenido.

En Instagram, por ejemplo, el valor por una imagen publicitaria ronda los 300 mil pesos si el influencer tiene 50 mil seguidores. Con más de 500 mil las marcas pueden pagar hasta $1,5 millones o más por colaboración.

Por otro lado, en YouTube, si bien las colaboraciones son mediante videos, los precios no varían tanto. Con 10 mil seguidores, los youtubers pueden obtener $200 mil por un video y con más de 500 mil pueden cobrar desde $1 millón de pesos por video.

 

El mercado de la influencia

Cada año los influencers ganan más protagonismo dentro del mundo del Marketing Digital. Es por ello que las empresas han sacado provecho a su influencia en las masas y actualmente confían sus campañas a famosos de Internet con una audiencia leal y comprometida, la cual entrega un buen retorno de la inversión.

Por ejemplo, la startup chilena “pinUp”, se dedica a conectar empresas con influencers y así sigue impulsando este fenómeno. Actualmente, trabajan con más de 30 empresas dentro de Chile y cuentan con una red de más de 1.600 influencers que están colaborando con empresas y pymes de distintas industrias que buscan potenciar sus ventas, aumentar sus leads o conseguir más descargas.

De hecho, según los datos de pinUp, “el mercado del marketing de influencers alcanzó un valor de 16 billones de dólares en 2022 a nivel mundial y en el año 2021 se levantaron más de 800 MM de USD en empresas de software para influencers”. Cifras que se potenciaron en pandemia, cuando hubo un mayor flujo de creadores en redes como TikTok y Twitch.

 

Chile figura como el quinto país con más influencers en Latinoamérica, con más 386 mil de perfiles activos en redes sociales“, señala la compañía. Y así se ve a diario, en personalidades del internet que regularmente colaboran con marcas, haciendo contenido en torno a ellas o usando sus productos.

El método, en particular, consiste en que los creadores hablen de los productos, los recomienden o usen, para así generar interés en sus seguidores, quienes se verán influenciados por sus opiniones y finalmente comprarán los productos.

Esto último, tiene el costo monetario que la compañía pagará a su colaborador, o bien, en influencers con menos seguidores se hace una compensación por medio de regalos. Otros de mayor alcance incluso son elegidos para representar campañas o viajar al extranjero. Así fue el caso de la modelo chilena Raquel Calderón, que viajó a Londres para un evento de la marca Puma y conoció a la cantante británica, Dua Lipa.

 

Esta nueva arista del mercado publicitario actualmente se conoce como “Marketing de influencia” y está comprobado por estudios del área que si funciona. Un estudio reciente de redes sociales de IAB España afirma que “el 85% de los internautas sigue a influencers en las redes sociales. El 52% afirma en que influyen en su decisión de compra“.

Mientras que desde la perspectiva de las compañía, la revista Forbes detalló que, a la fecha “más de un 60% de las marcas a nivel mundial han implementado el marketing de influencia en sus estrategias”.

Comparte en Facebook: