Engelhorn denuncia un “gueto dinástico de ricos”

Ella está escandalizada por el hecho de que quienes “luchan por llegar a fin de mes a pesar de tener un trabajo a tiempo completo paguen impuestos” en Austria, un país muy conservador que en 2008 suprimió el impuesto de sucesiones.

“Ante el fracaso del gobierno, nos toca a nosotros reparar” las injusticias, afirma Engelhorn. En Austria, recuerda, un país sin salario mínimo, “tampoco existe un verdadero impuesto sobre el patrimonio”.

En el inicio del Foro de Davos, la ONG Oxfam volvió a denunciar las “obscenas desigualdades” en todo el mundo, reclamando más impuestos para unos multimillonarios cada vez más ricos.

Dentro de Europa, las disparidades son especialmente flagrantes en Austria, sobre todo en términos de riqueza inmobiliaria, según el economista local Emanuel List, que se basa en recientes estimaciones del Banco Central Europeo (BCE).

“El 5% de los hogares más ricos posee el 54% de la riqueza, mientras que el 50% más desfavorecido apenas posee el 4%”, declaró, alabando la iniciativa “innovadora” de su compatriota.

El tema divide a la clase política austriaca a pocos meses de las elecciones generales: mientras que los socialdemócratas están a favor de restablecer el impuesto de sucesiones, el partido conservador ÖVP, en el poder, y el ultraderechista FPÖ han rechazado la propuesta, temiendo que debilite la dinámica red de pymes familiares.

Pero para Marlene Engelhorn se trata simplemente de “devolver su dinero a la sociedad”, según declaró en una entrevista al diario Tagesspiegel.