De tal modo, la evolución de los precios en el primer mes de 2024 reflejó la caída del 2,8% del coste de la energía, después de una subida interanual del 4,1% en diciembre, mientras que el aumento del precio de los alimentos se moderó al 3,8% desde el 4,6% del mes anterior.

Por contra, los servicios aceleraron su subida en enero al 3,4%, dos décimas por encima del incremento interanual registrado en diciembre de 2023.

De este modo, excluyendo del cálculo el impacto de los alimentos y de la energía, la inflación subyacente de Alemania se situó en el 3,4%, frente al 3,5% del mes anterior.