“Analizamos las consecuencias de esta decisión sobre los objetivos de progreso y quedamos satisfechos de que exista un plan de contingencia”, agregó Georgieva, quien insistió en que hasta ahora el Fondo ha respaldado al pueblo argentino y lo seguirá haciendo.

En su último informe de perspectivas económicas (WEO, en inglés) publicado este martes, el FMI redujo en 5,6 puntos la previsión de crecimiento del país latinoamericano.

Mientras que en las estimaciones previas efectuadas en octubre se preveía un crecimiento de Argentina del 2,8 % en 2024, en sólo tres meses se ha pasado a un decrecimiento del 2,8 %.

Con respecto a 2025, el FMI estima que el país crecerá el 5 %, 1,7 puntos más de lo estimado en octubre.