Se trata de una cepa de Influenza Aviar de alta patogenicidad (IAAP), conocida como gripe aviar, según informó el Departamento de Agricultura texano. Miller aclaró que, “si bien es preocupante, actualmente no se espera que este brote amenace el suministro comercial de lácteos” del país.

Las autoridades agropecuarias de Texas dijeron que, de laboratorios veterinarios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en inglés) “no han encontrado alteraciones al virus que lo hagan más transmisible a los humanos”.

Virus no se transmite a humanos

“El riesgo actual para el público sigue siendo mínimo. Se están realizando mayores esfuerzos para continuar las investigaciones epidemiológicas a fin de garantizar que se pueda evaluar una imagen completa de la situación”, detalló el comunicado.

La gripe aviar fue detectada el último lunes en una muestra de leche sin pasteurizar de una granja de Texas y en la producción de otras dos lecherías de Kansas, detalló Miller.

“No se conoce que haya entrado leche contaminada en la cadena alimentaria”, sostuvo Miller a inicios de semana. Precisó que, en el caso que parte de la leche afectada haya vulnerado los controles, el proceso de pasteurización deja el virus inactivo.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos había adelantado el lunes que investigaba “una enfermedad principalmente entre vacas lecheras de mayor edad en Texas, Kansas y Nuevo México”. Analizaron muestras de Texas y Kansas que dieron positivo para gripe aviar.