Sugeridos:

CGE denuncia a Transbank por apropiación de $413 millones y dejará de aceptar pagos por esa vía

Acontar del 17 de junio la CGE dejará de aceptar pagos vía Transbank, todo como consecuencia de una pugna que explotó esta semana en tribunales. La gigante energética acusa que la operadora de tarje...

Acontar del 17 de junio la CGE dejará de aceptar pagos vía Transbank, todo como consecuencia de una pugna que explotó esta semana en tribunales. La gigante energética acusa que la operadora de tarjetas sencillamente se apropió de al menos 413 millones de pesos, correspondientes a pagos realizados por sus clientes, aunque dicho monto continúa aumentando a medida que pasan los días. Pese a que desde la compañía aseguran que los usuarios no se han visto afectados, lo ocurrido terminó en diferencias -hasta ahora- irreconciliables. Transbank, en tanto, apunta que los recursos corresponden a dineros provenientes de servicios ya prestados que se le adeudan por parte de la CGE. En el tribunal de primera instancia el libelo fue declarado inadmisible, pero desde la CGE adelantan que alistan una presentación a la Corte de Apelaciones de Santiago para revertir la decisión.

 

Por la apropiación indebida de $413 millones, la Compañía General de Electricidad (CGE) ingresó una querella criminal en contra de Transbank, principal operadora de tarjetas bancarias en Chile con la que mantiene un contrato para gestionar los pagos de clientes.

En el escrito de siete páginas, al que accedió la Unidad de Investigación de BioBioChile, se detallan las supuestas maniobras que le permitieron a Transbank retener pagos realizados por clientes de CGE a través de plataformas digitales.

Ahora será la justicia la que determinará las responsabilidades y zanjará la pugna entre dos firmas que estuvieron ligadas por casi cinco años.

RELACIÓN CONTRACTUAL

Según consta en la acción judicial patrocinada por el abogado Claudio Gutiérrez, la relación comercial entre CGE y Transbank comenzó durante el segundo semestre de 2017. Fue en septiembre de ese año cuando se celebró el primer contrato y en noviembre se sumaron dos anexos.

Todo en el marco de que la compañía eléctrica, que abarca más del 40% a nivel nacional, buscaba ampliar y facilitar los pagos que cada mes reciben por parte de sus clientes.

De esa forma logró CGE afiliarse al sistema de tarjetas de crédito y débito operadas por Transbank, quien a su vez contrajo la obligación de transferirle a la primera el dinero por las ventas efectuadas a través de sus sistemas.

Siempre citando el contrato, ambas partes acordaron que por cada transacción realizada la CGE debía pagarle a Transbank 0,00225 UF. Es decir, unos $73 por cada pago si se toma como referencia el valor actual de la Unidad de Fomento.

Para efectos prácticos, se explica en la querella, la operadora de tarjetas transfirió siempre la totalidad de los pagos a CGE y al cierre de mes le efectuaba el cobro de todos los movimientos.

Las modificaciones a dicho contrato fueron informadas a CGE en cartas y reuniones, explican desde Transbank.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Todo iba en orden hasta septiembre de 2021, fecha en la que el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) le aprobó a Transbank un nuevo esquema tarifario.

De acuerdo a la acción judicial, dicho fallo fue esgrimido por Transbank como fundamento para exigir unilateralmente que sus montos fueran aumentados más allá de lo establecido en el contrato firmado en 2017.

Concretamente, la CGE fue informada que a partir de ese mismo mes (22 de septiembre de 2021) iba a tener que comenzar a desembolsar más dinero por cada pago recibido de sus clientes a través de los sistemas de Transbank.

La situación derivó en un tira y afloja entre ambas firmas que nunca lograron ponerse de acuerdo en las condiciones. La tónica se mantuvo hasta marzo de este año, cuando Transbank decidió tomar medidas más concretas.

En efecto, se lee en la presentación de CGE, la gigante bancaria comenzó entre los días 14 y 15 de ese mes a retener grandes sumas de dinero que recibía de clientes de CGE.

Primero se retuvieron $351 millones, correspondientes a 2.897 transacciones o pagos de clientes de la compañía distribuidora de energía. Al día siguiente otros $62 millones fueron congelados por el mismo concepto.

ACCIÓN JUDICIAL

En ese escenario, y tras no llegar a acuerdo, la Compañía General de Electricidad decidió iniciar una batalla judicial.

Así las cosas, interpusieron a través de sus abogados una querella ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago buscando que se inicie una investigación penal en contra de la firma y contra todos quienes resulten responsables.

En concreto, la CGE acusa a Transbank de cometer el delito de apropiación indebida, previsto en el artículo 470, número 1 del Código Penal y que contempla incluso penas privativas de libertad.

“Constituyen actos de apropiación de sumas de dinero que son de propiedad de CGE, dinero respecto del que jamás ha contado con un título o autorización para disponer de modo alguno”, se lee.

En el escrito se sostiene además, que el perjuicio provocado a CGE alcanza los $413 millones a la fecha de la presentación, dinero que está ahora en poder de la querellada. Sin embargo, fuentes al interior de la compañía aseguran que en las últimas se confirmó una nueva retención de más de $200 millones adicionales.

A través del libelo, solicitan además a la Fiscalía Metropolitana Centro Norte que cite a declarar como testigo a una de las ejecutivas de cuentas de la operadora de tarjetas y que se requieran los registros contables a Transbank.

CGE: “NO HUBO ESPACIO PARA NEGOCIAR”

Consultados al respecto, desde CGE explicaron que se vieron obligados a presentar la querella como consecuencia de la actitud de Transbank.

“Desde hace algunos meses antes Transbank venía requiriendo a CGE para aplicar comisiones mayores a las que están pactadas en el contrato entre las partes y fue ante la negativa a efectuar ese cambio de condiciones, que comunicaron la decisión de retener recaudaciones del mes de marzo, no dando espacio alguno de negociación”, indica la distribuidora de energía.

Respecto de eventual afectación a clientes, desde la compañía descartaron que la pugna repercuta en las cuentas de electricidad y en sus usuarios.

“Esta situación afecta directamente al patrimonio de la compañía, pero, y en estos queremos ser claros, no a los clientes a los que CGE presta servicio de distribución eléctrica a lo largo de su zona de concesión”, remarcan.

De todos modos, desde la firma confirmaron que a partir del 17 de junio ya no podrán recibir pagos a través de las plataformas físicas y en línea que ofrece Transbank, pues pondrán fin al contrato.

“CGE cuenta con distintos medios y plataformas que asegura que sus clientes puedan cumplir su obligación de pago del servicio eléctrico de manera expedita y con normalidad, sin inconvenientes a partir del 17 de junio”, complementan.

En esa línea, enumeraron las formas de pago que continuarán operativas:

-Oficina virtual de CGE (página web)
-Sencillito (Khipu)
-Banco Santander
-Banco Estado
-Servipag
-Unired (para tarjetas y cuentas bancarias)
-Pago PAC (con banco emisor).

ADMISIBILIDAD

En principio la querella presentada esta semana fue declarada inadmisible por la magistrado Carla Capello, quien indicó que “los hechos denunciados dan cuenta de asuntos civiles”.

No obstante, desde la CGE confirmaron a la Unidad de Investigación de BioBioChile que apelarán a la resolución para que la admisibilidad de la querella sea revisada ahora por la Corte de Apelaciones.

“Entendemos que la querella cumple con todos los requisitos legales para ser admitida a tramitación, ya que los hechos sobre los cuales recae tienen las características propias del delito de apropiación indebida y deben ser investigados”, manifestaron.

RESPUESTA DE TRANSBANK

Posterior a la publicación de este artículo, desde Transbank emitieron una declaración en la que señalan:

“La acción judicial presentada por CGE fue declarada inadmisible por el tribunal correspondiente.

El 21 de septiembre de 2021, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) resolvió (Resol. n° 67) que aplicáramos nuestro sistema tarifario – actualmente vigente – que fomenta la libre competencia y que fue informado a todos los comercios el 22 del mismo mes, con rebajas en sus tarifas a más de 160 mil micro, pequeñas y medianas empresas.

El monto retenido y que reclama la compañía de electricidad, corresponde a servicios ya prestados por nuestra empresa y dichos cobros fueron informados de manera previa, en cumplimiento de una resolución de un Tribunal.

CGE no puede pretender un trato diferente de los casi 220 mil comercios que operan con Transbank. De cualquier forma se buscaron distintas fórmulas – a través del meeting competition – para darle las mejores condiciones posibles, dentro de lo que la autoridad nos permite”.