Ham sobrevivió a un viaje al espacio

A pesar de que el vuelo duró 16 minutos y 39 segundos y la cápsula amerizó en el océano Atlántico, a 679 kilómetros de distancia del punto de despegue, el chimpancé fue, según la NASA, el primer “halo de esperanza” de que en un futuro próximo los hombres podrían viajar al espacio.

Ham fue rescatado sano y salvo, y una rápida revisión confirmó que se encontraba en buenas condiciones.

Y es que, antes que Ham, la agencia espacial estadounidense ya había experimentado, hasta en seis ocasiones, con el envío de simios al espacio exterior. Sin embargo, ninguno de ellos pudo sobrevivir al viaje.

Dos meses después, el 12 de abril, la Unión Soviética dio la campanada con el primer vuelo orbital tripulado que protagonizó Yuri Gagarin. Estados Unidos no pudo enviar un astronauta fuera de la Tierra hasta el 9 de mayo, con Alan Shepard, y solo fue un vuelo suborbital. Sería John Glenn, ya en mayo de 1962, quien igualaría la gesta de Gagarin en vuelo orbital.