Sugeridos:

Infidelidad terapéutica: ¿puede una traición salvar la relación de pareja?

Los tiempos han cambiado para algunos expertos en el tema, quienes postulan hasta probablemente positivo que haya un tercero en escena.

 

 

Infidelidad terapéutica


Algunos han experimentado, incluso en más de una ocasión, la traición o engaños por su pareja, ya sea que esté presente en sus vidas o no. Pero el término Infidelidad Terapéutica podría no ser tan común entre las personas.

Su descripción puede generar una gama de interpretaciones, de acuerdo al dicho que reza “Cada cabeza es un mundo”.

El sólo hecho de que un engaño se interponga en lo que se cree es una relación estable, tiene mucho que ver con la interpretación auténtica que se haga desde cada caso, sin importar sus latitudes. Lo social influye, a no ser, que la bigamia sea parte de lo cultural, como en Medio Oriente o Asia central.

Sin embargo, en las naciones donde la traición o la doble vida sentimental es un tema, es importante explorar por qué algunos expertos se están refiriendo a este tipo de infidelidad, como una especie de salvavidas en la relación de pareja.

¿Puede una infidelidad reconectarte con tu pareja?
El mundo / España

Infidelidad terapéutica: el tercero sin discordia


El periódico español El Mundo, recogió la opinión de un reconocido psicólogo que ahondó acerca de la concepción de la infidelidad en tiempos actuales, versus la idea que se tenía antes de este término que interfiere con la vida en pareja.

Lo primero que se debe tomar en cuenta es precisamente que en el presente, ser infiel no se consideraría grave, como en tiempos de antaño. Habría un nuevo modo de ser infiel.

Antoni Bolinches, asegura que con la infidelidad terapéutica desaparecería el tono de dolor o traición. No obstante, cuando le consultaron el margen de probabilidad de que una pareja sobreviva a esto con un tercero o tercera en escena, el terapeuta considera que se trata de los intereses comunes de cada una de par.

“En cualquier caso, la situación exige un diálogo sincero y muy sensato”, recalcó.

Hablando de tomar en cuenta varias aristas de este complejo tema, se debe apuntar al hecho de que una infidelidad no es exclusiva de un género o identidad sexual.

Por ejemplo, Gleeden, plataforma para conseguir encuentros extramaritales o casuales, encuestó a sus usuarias preguntándoles ¿qué las lleva a experimentar felicidad?

Las respuestas fueron reveladoras en su estudio interno y se resumieron en una sola frase: “Un amante”, como medio que las lleva a la felicidad.

La encuesta también exploró algunas causas de la infidelidad a sus esposos o pareja. En lo que se presume sería la ausencia emocional en sus vidas con compañero, resultó ser todo lo contrario, ya que algunas dijeron amar a sus maridos.

Solo quieren a alguien que “nutra su relación, les devuelva las mariposas y les haga sentirse deseadas y atractivas”, lo que configuraría la denominada Infidelidad terapéutica.

El narcisismo y la infidelidad


Portales de citas extramaritales como Ashley Madison, aseguran que la mitad de sus usuarios ven compatible su relación de pareja con la infidelidad. Es curioso que la otra mitad, no lo ve así, pero si estaban dentro de los resultados de la medición, es porque buscan a terceros de forma sexual.

En países como España, la situación se pinta mucho más conservadora, culturalmente hablando y el término infidelidad terapéutica parece no tener cabida.

Según El Mundo, el 95% de encuestados sobre infidelidad, considera que la vida en pareja no debe postular la presencia de un tercero que lleve a la discordia. No obstante, debe tomarse en cuenta que algunas personas suelen ser reservadas en público. La intimidad es la que realmente marca un punto de inflexión entre lo que se profesa y lo que se hace.

Sin embargo, para otro psicólogo consultado acerca de lo que lleva a un hombre o mujer a ser infiel, sobresale un término que explicaría la actitud de explorar lo sexual a expensas de su pareja: el narcisismo.

“Este rasgo, que puede presentarse igual en hombres que en mujeres, conlleva una mayor probabilidad de conducta infiel que desemboca en ruptura. El hombre perdona menos que la mujer y tiende a romper antes por este motivo”, asegura Juan Moises de la Serna.

El narcisismo es descrito por psicoanalistas como el chileno-austriaco, Otto Kernberg, como parte de la estructura de la personalidad (su teoría), en la que el sujeto hace investidura libidinal de sí mismo, buscando la gratificación por encima de otros que son parte de la ecuación, pero no importantes como el o la que busca reivindicar sus pulsiones o deseos.

Es netamente motivacional, siempre y cuando no presente rasgos que se acerquen a un narcisismo patológico, donde la persona puede ser incluso antisocial y devolverlo en agresión a otros.

El narcisismo y la infidelidad: las claves desde el psicoanálisis
VICE

Lo que para unos es infidelidad, para otros no lo es

“Dependiendo de cómo se pregunte o qué se considere por infidelidad se va a obtener una respuesta u otra”, aclara de la Serna, tomando en cuenta el concepto de lo que pasa en la clínica, donde asegura que muchos no se ponen de acuerdo en cuanto a qué es infidelidad y qué no lo es.

Alude, además, a la moral personal de cada uno en la situación hoy analizada. Es decir, una videollamada subida de tono, puede ser para algunos un acto infiel, pero para otros una instancia en la que podría retornar la atracción hacia la pareja, que se creía perdida. Esto, dada la amenaza que cierne un tercero.

Sin embargo, tanto el flirteo por redes sociales como el acto sexual consumado, son para algunas personas actos de infidelidad que marcan a los involucrados, más, si se trata de quien está siendo o sintiéndose engañado y sin que importen términos como infidelidad terapéutica.

En conclusión, parece que algunos psicólogos que hablan de los infieles, tienen concepciones distintas acerca de si hay vuelta atrás cuando uno de los afectados lo descubre. Lo dejan, más bien, a criterio de cada pareja.

“Y es la mujer, que suele ser emocionalmente más sensible, la que queda más marcada por la infidelidad y la desconfianza ante la posibilidad de una nueva traición”, aseguró.

Las mujeres quedan mayormente marcadas por las infidelidades, según algunos psicólogos.
El Mundo / España