¿Quién es Marco Rubio, el controvertido senador ultraconservador que recibió a Kast en EEUU?

¿Quién es Marco Rubio, el controvertido senador ultraconservador que recibió a Kast en EEUU?

Marco Antonio Rubio es un polémico senador del Partido Republicano de Estados Unidos que recibió a José Antonio Kast en Washington. Hace años sonó para la Presidencia, pero su cambiante postura sobre la inmigración y la irrupción de Donald Trump le truncaron el sueño de hacerse de la Casa Blanca. El legislador no cree en el cambio climático, tampoco piensa que el matrimonio homosexual sea un derecho constitucional. Y aunque hay varios videos donde dice que el sistema político de Estados Unidos no fue hecho para mantenerse en el poder, ya tiene US$4 millones recaudados - solo entre abril y julio - para solventar su campaña por un tercer periodo de seis años como representante de Florida.

 

El candidato presidencial José Antonio Kast dio la sorpresa y partió en plena campaña de segunda vuelta a Estados Unidos, donde entre varias reuniones se dio cita con Marco Rubio.

El polémico senador por Florida del Partido Republicano recibió al aspirante en el Capitolio, en Washington.

Según el mismo Kast comentó, la reunión fue “muy buena” y en ella abordaron “distintos temas de interés internacional”.

“Muy interesantes para lo que puede ser el futuro de Chile”, añadió.

Pero, ¿quién es Marco Rubio?

“Mentiroso, mentiroso”

Marco Antonio Rubio nació en Miami, Florida, el 28 de mayo de 1971.

Entre 2000 y 2008 tuvo un escaño en la Cámara de Diputados de Florida.

En noviembre de 2010 dio el salto y llegó al Senado de Estados Unidos, en Washington, el máximo órgano legislativo a nivel federal.

En el ámbito familiar, está casado desde 1998, tiene cuatro hijos, es católico y habla español de manera nativa.

Además, es hijo de los inmigrantes cubanos Mario Rubio y Oriales García, ambos de posición socioeconómica humilde.

De ahí deriva el primer “hecho alternativo” asociado a su ferviente vida política.

Aunque en su camino al estrellato legislativo de Florida aseguró en varias oportunidades que sus padres fueron exiliados por Fidel CastroThe Washington Post descubrió en 2012 que eso no fue así.

Tras revisar documentos oficiales, el periódico concluyó que sus padres llegaron a Estados Unidos en 1956, varios años antes que se instalara el régimen.

Ante la revelación, el equipo de Rubio confirmó los datos al rotativo.

No obstante, hasta la fecha de esa publicación, su biografía oficial del Senado decía que sus padres “vinieron a Estados Unidos tras la toma del poder de Fidel Castro”.

Actualmente el dato está corregido en el portal, cuya biografía remarca la importancia del “sueño estadounidense” en su vida.

Biografía oficial del senador Rubio
rubio.senate.gov

Cambio climático

El cambio climático es otro de los puntos que hacen hervir a sus opositores y a las redes sociales.

En 2015, en conversación con el programa político Face the Nation de CBS, Rubio cimentó su posición en cuanto al fenómeno.

¿Qué piensa? Básicamente no cree que los humanos lo estén azuzando.

En ese tiempo no había duda que las emisiones de carbono producidas por la actividad humana estaban detrás del problema.

Aún así, Rubio explicó su postura.

“Los humanos no son responsables del cambio climático en la forma que algunas de estas personas nos están haciendo creer”, partió.

“Creo que el clima está cambiando porque nunca ha habido un momento en que el clima no haya estado cambiando”, añadió.

“La pregunta es: ¿qué porcentaje se debe a actividad humana? Si hacemos las cosas que quieren que hagamos ¿cuánto va a cambiar el paso del cambio versus lo que le costará a la economía?”, inquirió.

A su juicio, en 2015, los científicos no le podían decir a los políticos ni a la ciudadanía cuánto ayudarían las modificaciones, alertando que el impacto sería “devastador” en la economía.

Al año siguiente, en un debate presidencial de CNN, Rubio repitió sus dichos con las mismas palabras.

Si 2015 y 2016 parecen datos muy antiguos, en 2019 Rubio volvió a referirse al tema.

En una columna en USA Today, el legislador afirmó que la política debería enfrentar las consecuencias de la emergencia climática adaptándose a ella.

Eso en vez de sumarse a los esfuerzos para reducir las emisiones que están calentando el planeta.

En agosto de este año, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU publicó su más reciente informe tras años de estudios y deliberación con científicos de todo el planeta.

El texto demostró inequívocamente que el calentamiento global se está desarrollando más rápidamente de lo esperado y que prácticamente todo es consecuencia de la actividad humana.

Marco Rubio y el matrimonio igualitario

El matrimonio igualitario es otro de los temas sobre los cuales Marco Rubio está apasionadamente opuesto desde un punto de vista religioso.

En la misma entrevista con Face the Nation señaló que, aunque no se opone al matrimonio homosexual, para él la definición del matrimonio es entre un hombre y una mujer.

A los segundos añadió que, bajo su mirada, el matrimonio igualitario no es un derecho constitucional.

Sí reconoció que los estados regulan el matrimonio, pero que los poderes legislativos debiesen normarlo, no las cortes.

Al año siguiente, la Corte Suprema de Estados Unidos, en una decisión de infarto, falló a favor del matrimonio igualitario en el caso Obergefell versus Hodges e instauró este derecho en la normativa federal.

No obstante, en el tono cambiante que lo representa, Rubio impactó a varios con los “paños fríos” que puso en agosto de 2016 tras la masacre en un bar gay de Orlando.

Ante una conferencia cristiana, realizada cerca del lugar de la tragedia, Rubio aseveró a los presentes que la dura postura que mantenían frente a la comunidad LGBT dañaba la fe.

Es más, incluso les pidió que evitaran juzgar a los miembros de esa porción de la población.

“No juzguéis, y no seréis juzgados”, les dijo, acudiendo al libro de Lucas 6:37.

 

Marco Rubio, la estrella fugaz del Partido Republicano

En 2016, Rubio sonó como posible carta a la presidencia. Un sueño para el Partido Republicano.

En ese tiempo tenía 44 años y era relativamente popular en el siempre crucial estado de Florida.

Sumado a eso, Rubio representaba la posibilidad de llegar a sectores de la comunidad hispana que el Partido Republicano no había logrado seducir.

Pero “murió la flor”: Donald Trump arrasó en las primarias, finalmente ganó la nominación y luego el Colegio Electoral, que le dio las llaves de la Casa Blanca.

Sin embargo, el magnate caído en desgracia no fue el único responsable en la derrota del hombre. El mismo Rubio tuvo algo de culpa.

Desde 2013 que el senador conocía de los amargos sabores que puede dejar la política.

Ese año apoyó e impulsó una reforma a la migración, iniciativa que finalmente se empantanó y finalmente cayó.

La idea también daba luz verde a la legalización de 11 millones de migrantes irregulares.

Tras el resultado se distanció del proyecto en el que personalmente había participado.

A través de sus años en el ojo público, Marco Rubio ha tenido varias posturas respecto a esta temática.

Cuando llegó a la Cámara de Florida la apoyaba, pero cuando se volvió su presidente ayudó a impedir avances.

Aunque, sorpresa: a la hora de apuntar al Senado Rubio volvió a enarbolar banderas pro migración.

Cuando logró el puesto volvió a oponerse a la legalización… hasta que ayudó a elaborar el proyecto rechazado en 2013.

Sus idas y venidas en la materia le restaron apoyo de caras claves dentro del Partido Republicano y también en el electorado, lo que al final le pasó la cuenta.

El senador también fue una de las importantes figuras políticas que en febrero de 2019 viajaron a Cúcuta, Colombia.

Allí se realizó el Live Aid Venezuela, evento benéfico organizado por el multimillonario Richard Branson para ir en ayuda de la crisis bajo el régimen de Nicolás Maduro.

El presidente Sebastián Piñera también llegó al paso fronterizo junto a ayuda humanitaria.

Por su parte, Miguel Bosé fue uno de los tantos rostros del entretenimiento que se presentó en la instancia.

Sobre el escenario inmortalizó un desubicado emplazamiento contra Michelle Bachelet, a quien la invitó a “mover las nalgas” en su calidad de alta comisionada ONU por los Derechos Humanos.

Conocido el mundo del fact-checking

Rubio es conocido en el mundo del fact-checking, la disciplina del periodismo que se dedica a la verificación de datos.

En 2016, por ejemplo, impresionó a varios al anunciar que no buscaría la reelección al Senado al tener la mira puesta en la Casa Blanca.

Cuando ese plan se volvió imposible inició la marcha atrás, partió la campaña para mantenerse en el Senado y lo logró con el apoyo de la comunidad latina y afroestadounidense.

En varios discursos disponibles en Youtube se le escucha decir que el sistema de política de EEUU no se hizo para que alguien pasara décadas en el mismo cargo.

Su segundo periodo como senador termina a fines de 2022 y entre abril y julio de 2021 Rubio recolectó US$4 millones para solventar la campaña que deberá enfrentar por el tercero, según FOX News.

Con todo, Rubio no solo tiene “encontrones” con la realidad a la hora de mantenerse en el poder.

De acuerdo a un análisis de la plataforma PolitiFact.com, del Instituto Poynter, el legislador tiende a emitir declaraciones que no siempre son verídicas.

En su perfil, Rubio totaliza 165 dichos estudiados, de los cuales solo 21 (un 12%) fueron 100% reales.

38 son considerados “casi verdad”, 34 “medianamente ciertos”, 39 “mayoritariamente falsos”, 28 “falsos” y 5 son abiertamente mentiras.


Fuente: BioBio Chile