20 de Junio 2021

Confirman condena contra 2 chilenos por trata de personas y explotación sexual de joven extranjera

Confirman condena contra 2 chilenos por trata de personas y explotación sexual de joven extranjera

Este miércoles, la Corte de Apelaciones de Santiago comunicó que rechazó un recurso de nulidad impuesto por dos chilenos que fueron condenados a siete años de cárcel, cada uno, por el delito de trata de personas con fines de explotar sexualmente a una joven de 19 años de nacionalidad peruana en la comuna de Salamanca, en 2017.

En fallo unánime, la Séptima Sala del tribunal de alzada descartó infracción de ley en la sentencia dictada por el Cuarto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago.

En concreto, la pena de siete años de presidio mayor en su grado mínimo se dictó en contra de Patricio Alberto Donoso Villalobos y Carla Jaqueline Castro Mayta.

Ambos fueron encontrados culpables en calidad de autores del delito consumado de trata de personas con fines de explotación sexual, lo que está previsto y sancionado en el artículo 411 del Código Penal.

El caso

Según la Corte, días antes del 22 de febrero de 2017, la joven peruana A.M.T., de 19 años en esa fecha, tomó contacto telefónico con los imputados luego de haber visto un cartel en paseo Puente, entre las calles Santo Domingo y Catedral de Santiago.

Aquello porque el aviso solicitaba garzonas para desempeñarse en una shopería de la región de Coquimbo, algo que Castro y Donoso le indicaron a la afectada que podría hacer.

De esta forma, A.M.T., que había ingresado a Chile el 13 de febrero de ese mismo año, se trasladó hasta la ciudad de Salamanca “ante la necesidad imperiosa de trabajar y enviarle dinero a su familia en Perú”.

Allí fue recibida por los condenados que, aprovechando su situación de vulnerabilidad, la trasladaron hasta una casa en calle Freire 505 y luego a un local llamado “El Paraíso Bar”, en calle Bulnes 383-C.

Sin embargo, los hoy condenados le quitaron la tarjeta única de turismo con que había ingresado al país, diciéndole que sin ese documento no podía salir de Chile.

Con posterioridad la obligaron a prestar servicios sexuales a los clientes del local.

Frente a la negativa de la víctima la encerraron, golpearon, amenazaron y le dieron pastillas con la finalidad que fuera objeto de tocaciones en distintas partes de su cuerpo y que mantuviera relaciones sexuales forzadas con los clientes.

Lo anterior ocurrió tanto en uno de los privados de El Paraíso Bar como en una habitación ubicada del domicilio de Freire.

Con todo, la explotación sexual partió el 22 de febrero y culminó el 19 de marzo de 2017, cuando la víctima logró huir del lugar, de acuerdo al fallo.


Fuente: BioBio Chile