Caso joyas robadas: las comprometedoras reuniones de Parived y de un abogado de la Corte de Santiago

Caso joyas robadas: las comprometedoras reuniones de Parived y de un abogado de la Corte de Santiago

Radio Bío Bío tuvo acceso a nuevos antecedentes que forman parte de la carpeta de investigación del caso “joyas y relojes robados”, los que revelan la forma en la que operaba una agrupación delictiva dedicada a la internación de especies de origen ilícito, específicamente joyas y relojes. Estos objetos de alto valor eran conseguidos en Europa, Estados Unidos y Argentina -entre otros- e ingresados a Chile a través de encomiendas o trasladados personalmente por miembros de las bandas criminales, no declarándolos y evadiendo impuestos. Posteriormente, los objetos de lujo eran comercializados en suelo nacional por conocidos receptores quienes los adquirían a un valor mucho menor, para luego revenderlos.

¿Los compradores? Personas con importante patrimonio personal, entre los que se encuentra Marco Antonio López Spagui, más conocido como Parived. Pero, además de este, entre los blancos de investigación se encuentra un abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago y el tío de Natalia Compagnon.

Fue en el marco de la detección de organizaciones criminales dedicadas a la comisión de delitos que tienen carácter transnacional, que la Brigada Investigadora del Crimen Organizado de la Policía de Investigaciones (PDI) descubrió -a fines de 2017- a una red delictiva dedicada a la internación de especies de origen ilícito, específicamente joyas y relojes.

A través de largas jornadas de escuchas telefónicas se pudo identificar a una de las principales receptadoras de dichas especies de alto valor: Estrella Dinamarca Sánchez, una conocida joyera del centro de Santiago.

La investigación, por los delitos de lavado de activos, receptación y contrabando, la lidera el fiscal jefe de la Fiscalía Local de Pudahuel, Eduardo Baeza, y suma una veintena de investigados. Estrella no está sola. Y es que, a medida que se fueron autorizando una serie de medidas intrusivas, como las escuchas telefónicas, aparecieron una serie de nombres vinculados a ella.

Uno de ellos es Domingo Jalil Allel. El rol de Jalil, según documentos a los que tuvo acceso Radio Bío Bío, es clave. Es quien “le presta dinero y cubre los cheques” a Estrella, según da cuenta un informe de la PDI. Lo anterior, con un “porcentaje de interés, dependiendo del monto y de los días de demora en cubrir los cheques- por parte de Dinamarca Sánchez-, dinero obtenido de la venta de joyas y especies de valor producto de robos realizados en el extranjero”.

Otro de los socios de Estrella es Jaime Quiroz Jara, quien es sindicado como “uno de los brazos operativos” de la joyera. En una apreciación policial se señala que ambos “son socios en el negocio ilícito de compra y venta de joyas y especies robadas”. Estrella, Quiroz y Jalil -sostiene la acusación- se relacionan con bandas dedicadas al robo de lujosas especies de valor en el extranjero y adquieren dichos objetos para luego revender las joyas y relojes. Uno de esos potenciales compradores es Marco Antonio López Spagui, más conocido como Parived.

Según se desprende de la investigación, la forma de operar de Estrella y sus socios de delito es la siguiente: las bandas que se dedican al robo de especies de alto valor en el extranjero, una vez cometido los ilícitos, envían por diferentes vías los lujosos objetos a Chile. Ya en suelo nacional, estos son vendidos a receptadores por montos muy menores a su precio original. Una de las receptoras es Estrella.

PARIVED Y JALIL

Un dato no menor en los antecedentes que obran en la investigación del fiscal Baeza es la “presunta” amistad entre Marco Antonio López Spagui y Domingo Jalil. Este último, un mecenas de la red dedicada a la comercialización de joyas y relojes de alto valor obtenidos de forma ilícita.

La tesis del “presunto” nexo entre ambos se sustenta en escuchas telefónicas y encuentros entre ambos que fueron seguidos de cerca por la PDI durante meses. Según antecedentes que obran en la causa, a los que accedió Radio Bío Bío, el pasado 20 de febrero de 2020 Parived y Jalil se juntaron en un café de la comuna de Vitacura a las 9:30 de la mañana.

Fotografía parte de la investigación de la PDI

El informe de vigilancia de la PDI, tras dicha reunión, señala que Parived y Jalil “se mantuvieron al interior del local, tomando desayuno y conversando aparentemente de diferentes temas, entre los cuales se logró observar que revisaban cuentas y cheques, anotando números de series y cuentas, para retirarse a las 11 horas”.

Respecto a escuchas, el 13 de mayo de 2019, a eso de las 12 horas, Parived llamó a Domingo. La transcripción consigna lo siguiente: “Parived llama por teléfono a Domingo y le dice que tiene un negocio ‘redondo y armado’, por lo que necesita ‘20 palos’, ya que al otro lado dobla inmediatamente. Que se le pagará pronto porque está listo. Se trata de un anillo del cual le mandará fotos”.

Ese mismo día, durante la tarde, López Spagui volvió a comunicarse. La transcripción versa: “Parived llama a Domingo para insistirle que le asegure que le va a pasar el dinero que necesita para poder comprar ‘la piedra’, y le dice que si no lo llama volverá a molestarlo, porque necesita cerrar el negocio hoy”.

Otro ejemplo de este presunto “nexo” es que el 13 de agosto de 2019 Parived fue hasta el local de Domingo, ubicado en Unión Latinoamericana, comuna de Estación Central. A raíz de aquella reunión, la PDI aprecia que “se logra inferir que existe algún grado de amistad entre Domingo Jalil y Marco Antonio López Spagui”.

El 2 de septiembre de 2019 Domingo Jalil recibió una llamada de “Leo”. Este último, según detalles de la investigación, le comenta que un cheque de Parived salió malo. Domingo lo corrige y le dice que el documento de Parived es otro.

Tras esta conversación, la PDI interpreta que “Domingo Jalil era el contacto directo con Marco Antonio López, alias Parived, quien adquiere joyas y relojes de alto valor a parte de la agrupación delictual, teniendo Domingo en su poder cheques entregados por Parived”. Pero no sería el único.

ENCUENTRO EN EL SHERATON Y EN LA CALLE HUÉRFANOS

Si Parived tendría un nexo con Domingo Jalil, hay quienes los tienen con Jaime Quiroz. Las medidas intrusivas autorizadas por el tribunal le han permitido al fiscal Baeza ir conociendo a otros presuntos compradores de joyas y relojes de orígen ilícito.

Dos de ellos, según la investigación, fueron descubiertos a través de una escucha telefónica el pasado 12 de febrero de 2020. Aquella jornada de verano Jaime Quiroz le confesó a su pareja, “Angy”, que tendría una reunión en el Hotel Sheraton, en la comuna de Providencia. Aquella información dio pie a que oficiales investigadores se trasladaran al lugar para realizar labores de vigilancia.

Pese a que se apersonaron en el lugar los funcionarios policiales, solo pudieron constatar la salida de Quiroz del hotel, por lo que se realizaron coordinaciones para poder acceder a los registros de las cámaras. En las imágenes, según la indagatoria, se vio a Jaime Quiroz junto a dos sujetos desconocidos.

“Dichos sujetos, se reúnen en el lobby del hotel, por pocos minutos, observando que Jaime, le realiza el ademán de hacerle entrega una especie a uno de estos sujetos, específicamente al que utiliza lentes ópticos, quien solo se lleva la mano a uno de sus bolsillos, deduciendo que guarda dicha especie, retirándose posteriormente”, consigna el informe.

Tras los análisis posteriores de reconocimiento se logró identificar a los acompañantes de Quiroz: se trataría de Waldo Rojas Soto -tío de Natalia Compagnon- y Rodrigo Rieloff Fuentes, abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago.

La identidad de Rieloff, según la investigación, se “respalda” en una escucha telefónica interceptada entre Estrella Dinamarca y Jaime Quiroz de fecha 20 de febrero de 2020. En ella, este último “le hace alusión que le está vendiendo a un Ministro de la Corte de Apelaciones, agregando que el otro día le vendió (al ministro), realizando este el pago mediante un cheque”, consigna un informe.

Otro encuentro tuvo lugar meses después. Cerca de las 13 horas del 25 de junio de 2020, Jaime Quiroz, uno de los “brazos operativos” de Estrella, se reunió con tres personas: una no identificada, Waldo Rojas Soto y Rodrigo Rieloff Fuentes.

Todo esto ocurrió en la comuna de Santiago, específicamente en la calle Huérfanos frente a la numeración 626. Ese día la PDI sabía que Quiroz “llevaría a cabo una reunión de negocios donde podrían estar involucradas especies de dudosa procedencia, tales como joyas y relojes”.

A esa altura de la investigación, la PDI y la fiscalía debían ser aún más cautelosos. ¿El motivo? Se filtró información de la causa, en ese entonces reservada. Atendida la gravedad de esta situación, se “montó un dispositivo de vigilancia a las afueras del domicilio de Jaime Quiroz”, consigna el expediente. La espera tuvo sus beneficios.

Fotografía parte de la investigación
Fotografía parte de la investigación

Cuando los efectivos policiales supieron que una de las personas era Rieloff, recorrieron el lugar y al no encontrarlo se dirigieron a su hogar para la toma de declaración en calidad de imputado, según lo instruido por el fiscal a cargo.

Rieloff declaró: “Para iniciar, debo señalar que soy director jurídico de la Municipalidad de Providencia hace cuatro años a la fecha” y agrega que “debo señalar que no conozco a Jaime Quiroz Jara, de quien incluso desconozco su nombre, así como tampoco he adquirido algún artículo de joyería, que el aludido pudiese vender”.

Al ser consultado por la rutina de ese día él señaló: “Doy cuenta que durante la mañana y a mediodía, me reuní en el centro, específicamente en calle Huérfanos con Miraflores, donde estuve alrededor de dos horas junto a Waldo Rojas, realizando diferentes trámites personales, para finalmente, ir a comprar y venir a mi domicilio finalmente”.

Pero luego de que terminara la declaración, según los antecedentes que tuvo acceso la Radio Bío Bío, el abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago habló con Rojas. Rieloff le dice que necesita hablar con él pero personalmente, “pero es una cuestión bien tangencial” y que “ es más o menos urgentito y que ojalá se junten pero en un lugar “x” distante y que no vaya para allá”.

En el informe policial quedó establecido que “Rodrigo se encuentra asustado y necesita informar a Waldo lo sucedido, a sabiendas que éste es el compañero de delito de Jaime Quiroz Jara”.

En los antecedentes aparece nombrado el empresario Andrónico Luksic, quien se habría juntado con una persona no identificada, junto a todos los representantes de los bancos, para conversar sobre la compra de oro. Pero según cercanos al empresario esta información es totalmente falsa e inverosímil.


Fuente: BioBio Chile