También señalaban que era habitual verla los días de mercadillos recogiendo los restos de fruta y comida que los vendedores dejaban en las cajas cerca de los contenedores. Clara podría sufrir el síndrome de Diógenes porque cuando abrieron los agentes se encontraron cantidad de basuras y excrementos felinos.