Si bien el pescador contó que alguno de sus vecinos quisieron comprarle el animal, Ferro se negó para preservarlo en su casa junto a su familia.

“Mi casa está llena de gente que quiere ver a ese animal”, expresó. Y agregó que la decisión de conservarlo es porque le puede “traer buena suerte”.