El plan

Fue ahí, que en su inocencia, Bryson decidió vender todas sus cartas Pokémon, las que había coleccionado desde los 4 años, para ayudar a pagar los gastos.

En las afueras de su casa ubicada en Lenabon, armó un puesto de venta para ofrecer sus productos de 5 a 10 dólares cada una.

ABC NEWS

La madre del niño publicó la foto de Bryson y su puesto en un grupo local de Facebook con la esperanza de que algunos vecinos pudieran pasar.

Y aunque el pequeño vendió alguna de sus tarjetas, personas comenzaron a donarle sus propias cartas, otros le dieron dinero e incluso le regalaron suministros para su mascota. En solo dos días, recaudó 400 dólares.

Su historia se volvió viral y llegó a los oídos de The Pokémon Company.

La empresa se enterneció tanto con la historia, que le envío un paquete completo de cartas coleccionables, incluyendo ejemplares de aquellas más difíciles de conseguir.

“Hola Bryson, nos inspiró mucho tu historia sobre la venta de tus cartas para la recuperación de tu perro. Estas son algunas cartas que te ayudarán a reemplazar las que tuviste que vender”, se leía en el mensaje que venía junto al regalo.

Final Feliz

A pesar de sus esfuerzos, aún faltaba por reunir, por lo que los padres del pequeño iniciaron una campaña de GoFundMe, donde lograron obtener más de $5.000 dólares, que les permitió pagar completo el tratamiento de Bruce.

El perro fue operado y a la semana ya estaba nuevamente reunido con su joven amigo. El resto del dinero, lo repartirán para ayudar a otras familias que necesiten pagar veterinarios para sus mascotas.

“Él es extremadamente cercano a [Bruce] porque es nuestro primer perro familiar”, dijo la madre, y agregó que Bryson juega con su perro más que con sus dos hermanos menores, que tienen 3 y 5 años.

ABC News